firma electrónica

Firma electrónica, el elemento digital seguro

En la actualidad la digitalización de la mayoría de los procesos es una realidad indiscutible, y la tendencia a que esta se siga acentuando, volviéndose cada vez más común, aceptada y versátil parece ser irreversible.

La digitalización de trámites de laborales, académicos, financieros y personales en los que se requiere la firma de los involucrados, hace que muchas personas y organizaciones, busquen contar con una firma electrónica, acercándose las distintas ventajas que estas traen consigo, especialmente su confiabilidad y seguridad, disminuyendo de manera total la posibilidad de ser falsificadas o alteradas con fines delictivos o fraudulentos.

Firmas electrónicas, ¿Qué son?

Las firmas electrónicas son algoritmos cifrados contentivos de los datos personales y únicos, ya sea que se trate de una persona natural o jurídica, cuentan con un certificado digital que las respalda y se consideran un elemento seguro de identidad personal con valor legal y jurídico.

La firma electrónica equivale a la firma manuscrita de una persona, permitiendo sustituir y representar y aceptar con absoluta validez legal el contenido de un mensaje digital en el cual se usa.

Origen de la firma electrónica, un aspecto a cuidar

Aunque las firmas electrónicas son seguras, gran parte de ello se debe a su origen, este debe ser confiable, para lograrlo ha de venir entidades legales, con las permisología, autorizaciones, certificaciones y acreditaciones necesarias para emitir firmas digitalizadas auténticas, legítimas, autorizadas, seguras y válidas.

Es de real importancia que la entidad creadora sea capaz de generar la firma electrónica de manera rápida, segura y cómoda, a través softwares cualificados para la encriptación de datos biométricos; permitiendo así validar con la rúbrica, documentos digitales de distintos tipos, sin importar en qué lugar del mundo se encuentren.

5 Razones para tener una firma electrónica

  1. La firma electrónica es imposible de ser falsificada, al contar con un algoritmo único e irrepetible, evita de forma absoluta que pueda ser falsificada o suplantada, brindado a su propietario la seguridad de que esta aparezca solo en los documentos donde él elija, la inalterabilidad del documento está garantizada.
  2. Facilita procesos diarios relacionados con actividades laborales, académicas, financieras, validando la aceptación, participación o acuerdo con el contenido en el que es colocada, convirtiéndose en un excelente ahorrador de tiempo y costes al evitar que su propietario se traslade al lugar físico donde es requerida su rúbrica manuscrita al sustituir esta por la firma electrónica. 
  3. Optimizan con eficiencia y productividad la utilización del tiempo y los recursos, permitiendo monitorear de forma continua y en tiempo real el envío y recepción automática de documentos y su archivo digital en un periodo establecido.
  4. Están apegadas a las exigencias jurídicas de y reglamentos que permiten su uso nacional e internacional, respaldado la voluntad de las partes intervinientes en su utilización, son confidenciales, blindados los documentos firmados.
  5. Son compatibles con los distintos tipos de softwares y modalidades digitales utilizados para su lectura y validación, haciendo su uso versátil, amplio y novedoso, pudiendo ser colocadas y leídas desde distintos tipos de dispositivos, de manera que respondan a las necesidades personales y empresariales.